El voto en contra del PP y Ciudadanos impide que se exija la suspensión del concierto educativo con el colegio Juan Pablo II

El voto en contra del PP y Ciudadanos impide que se exija la suspensión del concierto educativo con el colegio Juan Pablo II

El voto en contra del PP y Ciudadanos impide que se exija la suspensión del concierto educativo con el colegio Juan Pablo II

«El discurso ultraconservador e incoherente que ofrecieron ayer tanto PP como Ciudadanos en torno al concierto educativo del colegio Juan Pablo II fue un espectáculo lamentable que define claramente no sólo su carácter inmovilista y concepción retrógrada de la educación sino, lo más grave, su negativa a defender los derechos constitucionales de los menores que acuden a un centro que busca adoctrinar a sus alumnos con dinero público», ha destacado la concejala socialista, Virginia Aranda.

Para Aranda, «la voluntad política del PP y de Ciudadanos votando en contra de nuestra moción socialista que solicitaba entre otros aspectos exigir a la Comunidad de Madrid la suspensión del concierto educativo y cualquier tipo de convenio de colaboración con este centro gestionado por la entidad Educatio Servanda».

«Basta analizar lo manifestado por el propio alcalde en el Congreso de Educadores Católicos organizado por esta organización en el que quedó patente la concepción retrógrada de la mujer del regidor y del centro que auspiciaba el evento así como las expresadas por el propio director en la carta enviada a las familias de los alumnos cargadas con tintes homófobos e islamófobos «, ha indicado.

Para la edil, «el problema no radica en si el colegio organiza o no actividades basadas en roles patriarcales -niñas a ganchillo y niños al Santiago Bernabeu- sino que toda su formación académica, oficial y extraescolar, se basa en este concepto que busca el inmovilismo en los roles de género, algo que a todas luces, contraviene los principios constitucionales de igualdad».

«Sin embargo, lo más grave es que este adoctrinamiento se está efectuando con dinero público en un suelo cedido por el Ayuntamiento para la construcción de un centro educativo público y, sobre todo, desde la segregación por sexo  y diferenciación de roles», ha subrayado, «todo ello responde a un intención clara: que la doctrina tradicional católica pueda asignar misiones diferentes en la vida, se pretende que niños y niñas tengan distintos papeles en la sociedad».

Aranda ha indicado que «puesto que no es posible alterar los curriculos y contenidos académicos -ya que se fijan en función de las leyes-  se utiliza la formación extraescolar para forjar esta educación con roles diferentes». Para la edil, «aunque el alcalde se escude en libertad de culto o de elección de centro, el problema radica en que este modelo educativo no está cumpliendo los preceptos establecidos en la constitución y quebranta la libertad de estos menores a recibir una educación laica y una conciencia crítica para que sus elecciones sean autónomas y no adoctrinadas».

«Lo que hay detrás de todo esto es el ‘negocio de la concertada’ de entidades ultracatólicas y relacionadas con el Opus Dei que no encuentran más que facilidades, tanto por parte del las instituciones gobernadas por el PP como de los bancos, para financiar su proyecto con fondos públicos escudándose en la defensa de un modelo educativo», ha declarado.

EL PP Y CIUDADANOS, EN CONTRA DE SUSPENDER EL CONCIERTO EDUCATIVO

Virginia Aranda ha lamentado que «los votos en contra del PP y Ciudadanos impidieran que se aprobara la moción socialista que instaba al Ayuntamiento a suspender los convenios de colaboración existentes e instar a la Comunidad de Madrid a suspender el concierto educativo con este colegio mientras mantenga la segregación de niños y niñas en las aulas» así como ha criticado «el discurso retrógrado del PP que llegó a realizar afirmaciones infantiles y absurdas como insinuar que esta moción fomentaba el odio a los católicos y que preferíamos el caos a las familias».

Además, ha destacado «la incoherencia de Ciudadanos que, aunque presentó una moción en contra de la vulneración de los derechos constitucionales que luego rectificó para retirar las medidas propuestas, lo que demuestra es la indefinición permanente de un grupo municipal que está sometido a los ‘tirones de orejas’ y directrices provenientes de otros ámbitos: la acción política debe basarse en el rigor y la seriedad».

«Nuestra moción solicitaba además al alcalde que se retractara de las manifestaciones realizadas durante los últimos días en relación a este asunto ya que llegó a afirmar que este centro sufría acoso por parte de la oposición», ha indicado, «por ello, lamentamos que el voto en contra de Ciudadanos haya impedido que el Pleno exija responsabilidad a un alcalde que ayer volvió a dejar clara su arcaico concepto de la educación», ha subrayado.

 

Comparte esta noticia:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*