La incompetencia de los cargos de confianza en Esmasa, muestra de la caótica gestión de la empresa pública por parte del PP

La incompetencia de los cargos de confianza en Esmasa, muestra de la caótica gestión de la empresa pública por parte del PP

La incompetencia de los cargos de confianza en Esmasa, muestra de la caótica gestión de la empresa pública por parte del PP

«La caótica gestión que PP está efectuando en Esmasa está provocando no sólo un grave perjuicio a esta empresa pública y a sus trabajadores sino a todos los ciudadanos de Alcorcón, que están sufriendo un importante deterioro en las calles de la ciudad: suciedad, insuficiencia de recursos para acometer las labores de recogida de residuos, isletas rotas y en mal estado, una deficiente recogida de la hoja…», ha señalado Miguel A. González, concejal socialista responsable de esta área y miembro del Consejo de Esmasa como concejal de la oposición.

Para el concejal, «si bien esta terrible dejadez se remonta a la entrada del PP en el Gobierno municipal, basta analizar los primeros meses de este mandato para comprobar que la gestión de esta empresa se basa en el caos y la incompetencia«.

En este sentido, ha recordado que «el primer presidente del Consejo de Administración de Esmasa, Javier Rodríguez Luengo, fue el más fugaz en su cargo: su nombramiento y cese se produjeron con una diferencia de tan sólo dos meses», tras lo que ha añadido que «el actual Presidente, Ignacio González Velayos, tampoco ofrece demasiadas muestras de eficiencia en la gestión como responsable de la empresa».

Según Miguel A. González, «la mejor muestra de esta incompetencia es el caos existente en cuanto a los cargos de confianza contratados en la empresa pública, con ejemplos como el encargado general, incorporado desde el pasado mandato: pese a ser conocedor de su dejadez y numerosas faltas de asistencia a su puesto de trabajo, con apertura de un expediente disciplinario debido a este motivo, el presidente del Consejo no ha cesado a este cargo hasta que el resto de consejeros de la oposición hemos presionado en este sentido».

«Resulta indignante que el Gobierno mire para otro lado y mantenga a sus cargos de confianza no acuden a trabajar ni cumplen con las funciones para las que han sido contratados con dinero de las arcas municipales, como ha ocurrido en este caso y como ocurrió con Belén Húmera -imputada por posible prevaricación en la trama Gürtel-, tal y como ya denunciamos en su momento», ha declarado.

Además, el PP «ha intentado contratar hasta en dos ocasiones a un cargo de confianza más, un director gerente, que coincidió en mandato con Húmera como fue concejal de Deporte en el Ayuntamiento de Boadilla –municipio lamentablemente muy relacionado en dicha trama corrupta por los medios de comunicación-, donde también fue personal eventual»,  «sin embargo, una vez más, los consejeros de Esmasa de la oposición logramos frenar esta nueva contratación». Asimismo, ha recordado que «el Gobierno incorporó otro cargo de confianza en la empresa desde el mandato pasado, si bien no ofrece ningún tipo de transparencia en cuanto a una contratación que ofrece serias dudas».

CARGOS DE CONFIANZA, DESPEDIDOS CON EXPEDIENTES DISCIPLINARIOS

González ha criticado además las palabras del alcalde en una entrevista en un medio de comunicación en las que critica e insulta a los trabajadores municipales cuando asegura textualmente que en esta empresa «ahora, lo que falta y vamos a afrontar en esta legislatura es el control de los empleados» ya que aunque algunos sí realizan sus funciones «otros muchos no están dispuestos a hacerlo», así como que todos ellos cuentan con «contratos blindados» y con «condiciones salariales muy encima de lo razonable». Además, califica dicha empresa de «una agencia de colocación de familiares, amigos y camaradas de PSOE e IU».

Por ello, el concejal ha exigido al alcalde «mayor responsabilidad y, sobre todo, coherencia cuando se arroje a valorar el trabajo de los demás, puesto que mientras que se dedica a criticar a los trabajadores municipales de la empresa, a quienes no dota de recursos suficientes, sus cargos de confianza contratados a dedo son despedidos con un expediente disciplinario bajo el brazo«.

Asimismo, ha criticado «la clara incompetencia a la hora de gestionar la actividad diaria de la empresa y utilizarla para fines poco claros, como la dejadez que ofrece en el mantenimiento diario de la ciudad mientras decide gastar 22.000 euros en el arreglo de la fuente del Parque Alfredo Nobel, finalizado un día antes de que se efectuara un mitin del PP durante la campaña electoral. No hay que olvidar que el regidor ha cifrado en 40.000 euros el arreglo del resto de las fuentes de la ciudad, por lo que según parece, la primera contó con un gasto excesivo».

 

 

Comparte esta noticia:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*