De Andrés critica un nuevo gesto de la intolerancia de Pérez: ha eliminado del orden del día del Pleno una moción socialista a favor de la laicidad   

De Andrés critica un nuevo gesto de la intolerancia de Pérez: ha eliminado del orden del día del Pleno una moción socialista a favor de la laicidad   

De Andrés critica un nuevo gesto de la intolerancia de Pérez: ha eliminado del orden del día del Pleno una moción socialista a favor de la laicidad   

«Para los socialistas la laicidad es una seña de identidad que es consustancial a la soberanía del poder civil, la libertad individual y la democracia y por tanto en la vida diaria de la ciudad», ha señalado la portavoz socialista, Natalia de Andrés, quien ha criticado que el alcalde haya decidido eliminar del orden del día del próximo Pleno la moción propuesta por el Grupo Municipal Socialista en la que se proponían diversas medidas en este ámbito para impulsar este valor en nuestra ciudad.

Entre las propuestas, se encontraban la creación de un Observatorio Municipal de Laicidad -abierto a la participación de los grupos políticos municipales, asociaciones y entidades ciudadanas- con el objetivo de promover campañas informativas en el ámbito municipal dirigidas a toda la ciudadanía, sobre el significado de la Laicidad, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Tolerancia, la libertad de pensamiento y de conciencia y, por tanto, la libertad religiosa, sobre el principio constitucional que establece que “ninguna confesión tendrá carácter estatal”.

Además, se solicitaba que tan sólo se conservaran los símbolos religiosos institucionales de edificios públicos en espacios destinados al culto, o cuando estos formen parte de los elementos estructurales, estéticos o artísticos de la edificación o monumento; así como incorporar progresivamente referencias, actos y conmemoraciones de carácter civil al calendario oficial del municipio y a determinadas festividades locales y adoptar las medidas necesarias para que las tomas de posesión o promesa de cargo se hagan únicamente ante un ejemplar de la Constitución.

«A pesar de que estas medidas son claramente de estricta competencia municipal, el alcalde ha vuelto a hacer gala de su intolerancia y fanatismo y ha decidido utilizar todas las herramientas en su mano para evitar que dicha moción se trate en el Pleno del próximo lunes«, ha indicado, «amparándose en una supuesta falta de relación de este principio con la vida y gestión municipal».

Para De Andrés, «curioso resulta la dedicación institucional y recursos municipales que dedica el alcalde a las Coronaciones de la Virgen y las Juras de Bandera y que muestre tal intolerancia cuando se busca hacer cumplir los valores constitucionales; no hay que olvidar que mientras se da golpes de pecho y enarbola la bandera de la constitución contra localidades vecinas como Madrid que acometen medidas a favor del medio ambiente, olvida que dicho texto garantiza la aconfesionalidad del Estado y de las instituciones».

Sin embargo, nuestro compromiso con la laicidad va más allá ya que en dicha propuesta se establecía «instar al Congreso de los Diputados y al próximo Gobierno de España a impulsar una nueva Ley de Libertad de Conciencia y Religiosa que garantice el derecho a la libertad de conciencia, religiosa y de culto; incorporar a la legislación criterios de actuación para las autoridades públicas -también en el ámbito local- en actos religiosos para evitar la confusión y la discriminación respecto de otras confesiones o grupos agnósticos o ateos; así como un protocolo para la organización de actos “in memoriam” de carácter civil promovidos por la autoridades públicas con ocasión de catástrofes, homenajes, fallecimiento de personalidades, atentados, etc.

Asimismo, se instaba a dichas instituciones a establecer una escuela pública laica como garantía de los valores públicos y de respeto de las creencias privadas; la reforma de la LOMCE sobre valores sociales, culturales y éticos; la reclamación de la titularidad del dominio -incluido el ámbito local- o de otros derechos reales sobre los bienes que desde 1998 han sido inmatriculados a favor de la Iglesia Católica sin la existencia de un título material; el avance en el establecimiento de la autofinanciación de las confesiones religiosas y establecer la fiscalidad general para aquellos bienes que no estén afectos a uso de culto o social; así como la denuncia de los Acuerdos de 1979 entre España y la Santa Sede y la creación de un nuevo marco de relaciones de acuerdo con el principio de laicidad del Estado.

 

Natalia de Andrés se ha mostrado rotunda: «Todas y cada una de estas propuestas incluidas en la moción afectan de forma directa a la vida municipal desde los principios de laicidad y aconfesionalidad del Estado por lo que no entendemos, lejos de la habitual intolerancia del alcalde y su obsesión por fusionar sus creencias personales con la vida municipal, la insistencia del regidor para evitar que el Pleno municipal se posicione en este sentido», si bien, «mucho nos tememos que Pérez seguirá malutilizando la institución municipal para su discurso personal y tergiversando su principal función, que es servir de altavoz a los ciudadanos«.

Comparte esta noticia:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*