«Ciudadanos y el PP han impedido que Alcorcón cuente con una verdadera y justa reforma del impuesto de plusvalías en Alcorcón»

«Ciudadanos y el PP han impedido que Alcorcón cuente con una verdadera y justa reforma del impuesto de plusvalías en Alcorcón»

«Ciudadanos y el PP han impedido que Alcorcón cuente con una verdadera y justa reforma del impuesto de plusvalías en Alcorcón»

Para Daniel Rubio, «la moción de Ciudadanos apoyada y enmendada por el PP es descafeinada y no resuelve los problemas de los vecinos»

«La complicidad entre Ciudadanos y el PP ha impedido que Alcorcón impulse una reforma del impuesto de plusvalías justa para los vecinos», ha declarado Daniel Rubio, portavoz adjunto y concejal socialista responsable en materia de Hacienda quien ha explicado que «el PSOE no contó con el apoyo de Ciudadanos en el pasado Pleno para abordar una modificación del Impuesto sobre Incremento de Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU) que solucionara realmente los problemas existentes».

En este sentido ha explicado que «la moción de Ciudadanos se limitaba a hacer una descripción de los problemas que se podían derivar de  la decisión adoptada por el tribunal constitucional declarando inconstitucional que los vecinos deban abonar el impuesto de la plusvalía municipal cuando no ha existido un incremento del valor de la vivienda».  Por este motivo, ha indicado que «hasta la fecha, en casi todos los ayuntamientos, se ha obligado a hacer frente a pagos a contribuyentes que no habían obtenido ningún beneficio o plusvalía en la transmisión de viviendas. Y eso también puede estar ocurriendo en Alcorcón».

Para el edil, «si la moción de Ciudadanos planteaba establecer de forma urgente un procedimiento para que los contribuyentes que no hayan obtenido beneficios puedan reclamar, efectuar una valoración sobre el impacto económico en las arcas municipales y que se instara al gobierno de la nación a la reforma del IIVTNU, nosotros planteamos a través de una enmienda ir un paso más allá: no quedarnos sólo en establecer un mero mecanismo para que quien haya pagado ya tenga alguna forma de encauzar sus reclamaciones sino buscar una solución en el ámbito del Ayuntamiento para satisfacer todos los intereses afectados».

En este sentido, ha destacado, entre ellos, «el interés de no causar perjuicio a la hacienda municipal, evitar la conflictividad existente, tanto administrativa como judicial; y evitar una cascada de reclamaciones y recursos, con el coste no sólo  procesal sino también  económico que ello conlleva para el ayuntamiento (devoluciones con intereses de demora, pago de costas procesales, devoluciones de gastos de constitución y mantenimiento de avales)».

Por este motivo, desde el Grupo Socialista se plantearon tres medidas: la primera de ellas, que los servicios económicos municipales dejaran pendiente de pago el impuesto si se demostrara que no ha habido un incremento patrimonial hasta que ocurrieran cualquiera de los siguientes acontecimientos: la sentencia del Tribunal Constitucional o del Tribunal Supremo en la que se determine cómo proceder por parte de los ayuntamientos; la modificación legislativa de los artículos del texto refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales que afectan al IIVTNU o que resten seis meses para que se cumpla el plazo de prescripción del impuesto. En este último caso, se procedería por el departamento de Rentas a practicar la liquidación de la plusvalía para evitar la prescripción del derecho y el consiguiente  perjuicio a la hacienda municipal.

La enmienda socialista proponía en segundo lugar instar al gobierno de la nación a la revisión de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales para obtener una nueva financiación local más justa, más equilibrada  y adaptada a los nuevos tiempos y competencias municipales. «Ésta es la clave de la mejora de la situación financiera de los ayuntamientos», ha subrayado. Finalmente, en tercer lugar se instaba al Gobierno de la nación (órgano competente en la materia) a que de manera urgente inicie la reforma del IIVTNU .

«Lamentablemente, Ciudadanos votó en contra de nuestra enmienda pero a favor de la presentada por el PP por lo que los vecinos de Alcorcón no contarán con medidas reales, justas y eficaces», ha señalado. «Nos encontramos ante una nueva muestra de incoherencia por parte del grupo municipal de Ciudadanos; presentan una moción en la que critican la forma de gestionar el Ayuntamiento por parte del PP pero le permiten que siga gobernando a sabiendas de que esta moción, como las restantes, no se llevará a efecto en caso de ser aprobada».

Rubio ha recordado que no es la primera vez que este grupo se niega a apoyar este tipo de iniciativas como ocurrió cuando no aprobaron la propuesta que hizo el grupo socialista en julio de 2015 para solicitar el decremento del valor catastral ya que, en caso de haberse llevado a efecto, ya habría consecuencias positivas en la economía de la ciudadanía de Alcorcón, cuando votaron en contra del establecimiento de un bono social de transporte para las rentas mínimas de inserción, votaron junto al PP unos presupuestos que castigan a esa ciudadanía y, sobre todo, se han negado a firmar la una moción de censura que logre cambiar el rumbo de Alcorcón.

Rubio ha señalado que «creemos que tenemos la obligación política de dar respuesta a los vecinos pero Ciudadanos se ha negado a expresar esta voluntad política y por ello ha presentado una propuesta descafeinada que no resolverá los problemas de los vecinos para tan sólo colgarse una medalla cuando se niegan de forma clara y evidente a aportar propuestas eficaces, coherentes y con el rigor necesario».

 

Comparte esta noticia:

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*